Ir al contenido principal

10 maneras de reducir el estrés durante las festividades

El estrés nos afecta a todos en momentos diferentes y de maneras distintas.  Puede ser breve y estar vinculado a una situación. Por ejemplo, si estás presionado por el tiempo, enfrentando exigencias y prioridades contradictorias en un día determinado, o justo antes de una actuación o un discurso importante. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, ciertos tipos de estrés pueden ser en realidad una fuerza positiva y motivadora para ayudarnos a hacer nuestro mejor esfuerzo. Sin embargo, el estrés prolongado puede convertirse en crónico y tener consecuencias negativas para la salud o exacerbar los problemas existentes.

A medida que se acerca la temporada de festividades, el estrés también puede ser un huésped no bienvenido que socava un momento de reunión con amigos y familiares para celebrar. Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenirlo? En realidad, mucho. Estos son algunos consejos para ayudarte a relajarte y centrarte en la alegría de esta época especial del año.

10 consejos para reducir el estrés de las festividades

  1. Descansa mucho. Para algunos, eso puede significar ir a la cama antes y configurar una alarma de “ir a dormir” para que puedas despertar y no sentirte apresurado al comienzo de tu día. Además, sentirse descansado mejora el estado de ánimo y la capacidad de lidiar con las “pequeñas cosas” a lo largo del día para que no se conviertan en factores estresantes importantes. Además, para ayudar a dormir, evita la cafeína tres horas antes de acostarte.
  2. Planifica con anticipación. Planificar tu semana (o mes), anotar tareas importantes, reuniones, citas y eventos junto con cualquier tiempo de preparación necesario, puede darte una sensación de control y alivio.
  3. No programes más de lo que te permite tu tiempo. Está bien decir “no”. Elije lo que es más importante para ti y prioriza. No agregues más a tu horario de lo que razonablemente puedes hacer.
  4. No te sientas presionado cuando se trata de regalar. Para aquellos con quienes quieres intercambiar regalos, considera escoger los nombres y establece un límite de dólares, o piensa en hacer algo especial para ellos. También apreciarían una tarjeta, carta o foto divertida. Recuerda, lo realmente importante es el detalle.
  5. Busca actividades que hagan que las festividades sean especiales. Si tienes ciertas tradiciones familiares o religiosas, realiza planes con tus seres queridos que se centren en ellos. O tal vez te guste compartir recetas favoritas con buenos amigos, cantar villancicos con vecinos, ayudar a una persona mayor o donar tu tiempo a una organización benéfica favorita o proporcionar comida, ropa o juguetes a alguien que los necesite.
  6. No exageres. Si estás celebrando la temporada, no comas ni bebas en exceso. Parte de limitar el estrés incluye no crear problemas innecesarios para ti o para los demás. Si planeas beber alcohol, consigue un servicio de transporte o un vehículo compartido con un conductor designado. Bebe agua para mantenerte hidratado y evita probar de todos los tentadores postres azucarados. No son tan sabrosos si añaden cinco libras más a un propósito de Año Nuevo.
  7. Realiza tu lista de compras por adelantado, busca ofertas y sé eficiente con tu tiempo. Las compras de última hora, especialmente, pueden ser extremadamente estresantes, congestionadas, sobrevaloradas e impredecibles en términos de disponibilidad o entrega.
  8. Tiempo en familia. Establece expectativas realistas si visitas a la familia o viceversa. Piensa en actividades y maneras de mantener el espíritu festivo y libre de conflictos. No tengas miedo de pedir ayuda o dar una mano si es necesario. Contribuir a la preparación de comidas o a la preparación de mesas, cuidar a los niños o realizar recados puede significar mucho para un anfitrión o anfitriona sobrecargados.
  9. Si surge un conflicto, cuenta hasta 10 o aléjate. Si una situación se pone tensa, la Asociación Estadounidense de Psicología recomienda contar hasta 10 antes de que reacciones con enojo. Considera dar un paseo o correr para desahogarte.
  10. Tómate tu tiempo. Ya sea acurrucarte con un buen libro, ver una serie favorita o un clásico navideño, tomar un baño de agua tibia y burbujas con música relajante, ir al gimnasio o lo que sea que te ayude a relajarte y recargar energías, no olvides programar algo de tiempo para ti.

Ahora, toma un respiro profundo y purificador. Estás en control, así que deja que empiecen los tiempos felices.

Si tú o alguien que conoces sufren de estrés crónico o condiciones de salud relacionadas con el estrés, como problemas estomacales o gastroenterológicos recurrentes, dolores de cabeza frecuentes, dolores torácicos o presión arterial alta, busca ayuda médica. Para obtener ayuda para encontrar un especialista, completa el formulario Encontrar un médico.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?