Ir al contenido principal

Acoso escolar (bullying) en niños

Aparte de una crisis médica, hay pocas cosas que pueden hacer que un padre se sienta más indefenso y con el corazón roto que ver a su hijo soportar la angustia del acoso escolar (bullying). Pero debes saber que hay medidas eficaces que puedes tomar —en conjunto con la administración de la escuela— para ayudar a tu hijo a crecer a partir de esta experiencia.

¿Qué es el acoso escolar (bullying)? 

El acoso escolar es complicado y hay diversos grados de lo que se considera acoso escolar, así como diversos grados de cómo se ve afectado el niño víctima. El acoso escolar se define como un comportamiento agresivo y no deseado entre los niños en edad escolar que implica un desequilibrio de poder real o percibido. El comportamiento se repite, o tiene el potencial de repetirse, con el tiempo. 

Cuatro tipos de acoso (bullying)                       

  1. Acoso (bullying) social – avergonzar públicamente, alejando a la víctima de otros mediante la difusión de rumores
  2. Acoso (bullying) verbal – insultos, lenguaje degradante
  3. Ciberacoso (cyberbullying) - texto, aplicaciones o redes sociales, foros o juegos en línea donde las personas pueden ver, participar o compartir contenido.
  4. Acoso (bullying) físico – empujar, escupir, hacer zancadillas, etc. 

Mi hijo está siendo víctima de acoso (bullying): ¿Qué debo hacer?

Está bien enojarse. Pero deja que ese instinto protector se convierta en una acción positiva. El tiempo es esencial. Tal vez tu hijo te cuente toda la historia, o tal vez se sienta demasiado avergonzado para hacerlo. Mantente atento a los signos de tristeza, estrés y retraimiento en tu hijo. Haz preguntas directas.

  • Habla con tu hijo sobre lo que es el acoso escolar y para determinar el grado de acoso escolar. Si es físico, dirígete directamente a los funcionarios de la escuela o a las autoridades, dependiendo de la gravedad. El acoso físico se define ahora como agresión y no se tolera.
  • Recuérdale a tu hijo que el acoso no tiene nada que ver con él o ella sino que es total responsabilidad del acosador.
  • Reúnete cara a cara con la administración de la escuela.
  • Muéstrale a tu hijo que lo apoyas, de cualquier manera que puedas o que lo necesite.
  • Encuentra un terapeuta pediátrico que se especialice en ayudar a niños víctimas de acoso. 

¿Qué sucede si mi hijo es un acosador?

Ningún padre quiere escuchar que su hijo es un acosador (bully). Es posible que te sientas avergonzado como si hubieras hecho algo malo. Si tu hijo está mostrando comportamientos de acoso (bullying), ya sean físicos o verbales, podría ser una señal de algo más grave. Podría estar experimentando ansiedad o depresión y tener dificultad para regular las emociones y el comportamiento.

  • Trata de llegar a la raíz de lo que está molestando a tu hijo. ¿Están ocurriendo cambios importantes? ¿Tal vez una mudanza o un divorcio?
  • Recuérdale a tu hijo que lo amas pero que te decepciona su decisión de transferir sus problemas a lastimar a alguien inocente.
  • Busca un terapeuta pediátrico que se especialice en esta área de la salud mental pediátrica.
  • Trabaja con la escuela sobre la mejor manera de que tu hijo repare el daño causado.
Como padres, nos encantaría poner a nuestros bebés en una burbuja para que nunca nada les haga daño. Esa no es la realidad. La realidad es que la mayoría de los niños se verán afectados por el acoso, ya sea como testigos o como víctimas, de alguna manera. Como cualquier otra cosa, un diálogo abierto y honesto marca la diferencia. Como padre, encontrar fuentes de apoyo también puede ser útil para ti.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?