Ir al contenido principal

Beberse todo: El agua, la hidratación y tu salud

El conocimiento común dice que el agua es esencial para la vida, y tu cuerpo necesita agua incluso cuando es posible que no sientas sed. Comprender el papel vital del agua y los fluidos puede proporcionar la motivación que necesitamos para mantenernos hidratados y sanos.

El agua y tu corazón
Piénsalo. Tu sangre es como el agua. Cuanto más hidratado estés, mejor tu corazón puede bombear sangre a través de los vasos sanguíneos a todos tus órganos y músculos. La hidratación significa que tu corazón no tiene que trabajar tan duro para hacer su trabajo.

El agua y tu cerebro
Tu cerebro necesita fluido para que puedas pensar con claridad. Incluso una pérdida de agua corporal del 1 al 2 por ciento puede afectar negativamente la función cognitiva, como la memoria, el pensamiento crítico y la atención. La falta de agua también puede aumentar la ansiedad y el estado de ánimo.

El agua y tus articulaciones
Beber mucha agua puede ayudar a combatir la inflamación de las articulaciones al eliminar las toxinas. Además, es menos probable que las articulaciones bien lubricadas sufran ataques de gota. Si las libras adicionales están ejerciendo presión sobre tus articulaciones, considera que beber un vaso de agua antes de una comida puede llenarte para que no comas tanto. El agua puede ser una estrategia útil para perder peso.

¿Cuánta agua es suficiente?
El estándar de "8 onzas, 8 veces al día" es sólo una recomendación general. Otros factores aumentan tu necesidad de agua, como estar afuera en el calor, hacer ejercicio, ciertos medicamentos o cuando estás enfermo, como cuando tienes fiebre o vómitos. Una manera de saber si recibes suficiente agua es el color de tu orina. Si es amarillo pálido, es probable que estés recibiendo suficiente agua. El amarillo oscuro indica que puedes necesitar más líquidos.

Consejos para obtener mucho líquido
No tienes que sentarte y beber vaso tras vaso de agua. Además, a medida que envejecemos, puede haber una tendencia a tener menos sed, pero todavía necesitamos la misma cantidad de líquidos. Estas son siete maneras de garantizar que tu cuerpo obtenga el líquido que necesitas:
  1. Lleva contigo una botella de agua de viaje cuando subas al auto para hacer recados.
  2. Mantén un vaso de agua disponible para beber durante el día en el trabajo o la escuela.
  3. Pide agua cuando salgas a comer y bébela. Agrega una rodaja de limón o lima si eso la hace más atractiva para ti.
  4. Bebe todo el vaso de agua cuando tomes una píldora o vitaminas.
  5. Bebe agua antes y después del ejercicio o cuando salgas a caminar, especialmente si hace calor afuera.
  6. Consume agua más temprano en el día que en la noche para evitar muchos viajes al baño.
  7. Recuerda que las frutas y verduras son una buena fuente de agua (y de vitaminas).

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?