Ir al contenido principal

Cambiar el problema con tu postura

Muchos de nosotros en los Estados Unidos nos hemos acostumbrado a un estilo de vida sedentario. En parte debido a esto, tendemos a olvidarnos de mantener la postura correcta durante nuestras actividades diarias, como al sentarnos en el trabajo, hacer fila, levantar o cargar algo pesado, cargar a los niños pequeños o incluso dormir en la cama. Sin embargo, no prestar atención a nuestra postura puede conducir a malos hábitos que pueden causar problemas con el tiempo.

Una mala postura puede conducir a dolor de espalda, aumento de la tensión en los ligamentos que mantienen unidas las articulaciones espinales y tensión y/o lesiones musculares. Para mantener una postura adecuada, es necesario tener buena flexibilidad y fuerza muscular, movimiento articular normal en la columna vertebral y músculos posturales eficientes que estén equilibrados a ambos lados de la columna vertebral.

¿Cuáles son los factores que contribuyen a la mala postura?

Hay varios factores que pueden contribuir directa o indirectamente a una mala postura. Los más comunes incluyen:

  • Estrés
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Debilidad de los músculos posturales
  • Tensión muscular anormal
  • Zapatos de tacón alto

¿Cómo corrijo mi postura cuando me siento?

Muchos de nosotros estamos sentados la mayor parte de nuestro día. Por lo tanto, es importante practicar una postura adecuada al sentarse. Estas son algunas pautas útiles:

  • Mantén ambos pies en el suelo, o si no llegan al suelo, colócalos en un reposapiés.
  • No cruces las piernas. Mantén los tobillos frente a las rodillas.
  • Mantén un pequeño espacio entre la parte posterior de tus rodillas y la parte delantera de tu asiento.
  • Mantén las rodillas al nivel de las caderas o por debajo de ese nivel.
  • Ajusta el respaldo de tu silla para sostener tu espalda baja y media, o usa un soporte para la espalda.
  • Relaja los hombros manteniendo los antebrazos paralelos al suelo.
  • Evita sentarte en la misma posición durante largos períodos.

¿Cómo puedo corregir mi postura cuando estoy de pie?

Mantener una postura adecuada mientras estás de pie es tan importante como tener una postura correcta mientras estás sentado. Sigue estas pautas.

  • Sostén tu peso principalmente sobre la parte anterior de los pies.
  • Mantén las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Mantén los pies separados a la distancia de los hombros.
  • Deja que tus brazos cuelguen naturalmente a los lados de tu cuerpo.
  • Párate erguido y recto mientras mantienes los hombros hacia atrás.
  • Mete el estómago.
  • Mantén la cabeza nivelada. Los lóbulos de las orejas deben estar alineados con los hombros. No empujes la cabeza hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado.
  • Cambia el peso de los dedos de los pies a los talones, o de un pie a otro, si tienes que permanecer de pie durante mucho tiempo.

¿Cómo puedo corregir mi postura cuando estoy acostado?

Al igual que mientras estás sentado y de pie, también es importante practicar la postura correcta mientras estás acostado.

  • Encuentra el colchón adecuado para ti. Generalmente, se recomienda un colchón firme, pero algunas personas encuentran que un colchón más suave reduce su dolor de espalda. Concéntrate en lo que es cómodo para ti.
  • Duerme con una almohada que te ayude a mantener la curva natural del cuello.
  • Evita dormir boca abajo.
  • Dormir de costado o de espalda es útil más a menudo para el dolor de espalda. Coloca una almohada entre las piernas si duermes de lado. Coloca una almohada debajo de las rodillas si duermes boca arriba.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?