Ir al contenido principal

Cirugía de reemplazo articular: lo que necesitas saber

Si tu médico recomienda una cirugía de reemplazo articular, ayuda saber lo que puedes esperar. La cirugía de reemplazo articular implica reemplazar una articulación dañada por una nueva llamada prótesis. Estas nuevas articulaciones generalmente están hechas de un dispositivo de metal, plástico o cerámica. Las caderas y las rodillas son las articulaciones que se reemplazan con mayor frecuencia, pero también se pueden reemplazar los hombros, tobillos y codos.                                                     

Cuándo considerar la cirugía de reemplazo articular

El reemplazo articular generalmente se considera después de que el ejercicio, los aparatos para caminar, la fisioterapia o los medicamentos no pueden aliviar el dolor y mejorar la movilidad.La cirugía para pacientes con reemplazo de cadera, por ejemplo, puede ayudar a disminuir los problemas para caminar o facilitar la flexión. El daño articular es provocado por:

  • Osteoartritis
  • Lesiones
  • Otras enfermedades
  • Desgaste articular provocado por necrosis avascular (pérdida ósea provocada por bajo suministro de sangre)

Opciones quirúrgicas y de evaluación

Antes de la cirugía, el cirujano evalúa el rango de movimiento y la fuerza articular del paciente, recopila un historial médico y obtiene radiografías para determinar la extensión del daño. El médico puede colocar un pequeño tubo iluminado llamado artroscopio en la articulación para verificar si hay daño. En algunos casos, solo se reemplazan las partes dañadas, no toda la articulación. Durante una cirugía de reemplazo de cadera:

  • Se extirpa hueso y tejido dañado o enfermo
  • Se inserta en el hueso un tallo metálico y una bola
  • Se inserta una copa en la cavidad de la articulación de la cadera

Las nuevas articulaciones se pueden cementar en su lugar para sujetar la nueva articulación al hueso. Otra forma es colocar la prótesis sin cemento para que el hueso crezca y se adhiera a ella. Una prótesis está diseñada para duplicar las propiedades mecánicas de la articulación que se reemplaza.Una rodilla protésica, por ejemplo, será lo suficientemente flexible como para doblarse sin romperse, y lo suficientemente fuerte como para soportar peso.

Después de la cirugía

La mayoría de los pacientes con reemplazo de cadera y rodilla son dados de alta del hospital entre uno y tres días después de la cirugía. Se anima a los pacientes a realizar ejercicios específicos recomendados por sus médicos para ayudar en el proceso de recuperación. El dolor después de la cirugía es normal, ya que proviene de la falta de actividad y la recuperación de los tejidos.

A la mayoría de los pacientes que se someten a cirugía de reemplazo articular les resulta más fácil realizar actividades diarias y experimentan menos dolor en su vida. Sin embargo, si surgen problemas, la mayoría puede tratarse.

Las posibles complicaciones de la cirugía de reemplazo articular incluyen infecciones, coágulos de sangre, aflojamiento, dislocación o desgaste de la nueva articulación o lesión nerviosa.

Los pacientes con reemplazo de cadera también pueden experimentar un cambio en la longitud de la pierna o rigidez articular. Después de la cirugía de reemplazo de cadera, la mayoría de los pacientes eventualmente podrán nadar, jugar golf o andar en bicicleta cómodamente, pero no se recomiendan deportes de alto impacto como esquiar o correr.

La cirugía de reemplazo articular se está volviendo más común en los Estados Unidos, con más de 1 millón de estadounidenses a los que se les reemplaza la cadera o la rodilla anualmente. Habla con tu médico para obtener más información sobre las opciones de reemplazo articular.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?