Ir al contenido principal

Comidas saludables para una vida ajetreada

Puede ser un desafío mantener hábitos alimenticios saludables cuando parece que estás en movimiento todo el día. ¿Qué hace que una comida sea saludable? Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, un plato típico debe ser de aproximadamente la mitad de las verduras y frutas, equilibrado con una variedad de proteínas magras, granos enteros y lácteos bajos en grasa. Limita las grasas saturadas, el sodio y los azúcares añadidos.

La forma más fácil de garantizar una alimentación saludable es hacer un plan. Si esto es nuevo para ti, sé bueno contigo mismo y comienza de a poco. Realiza un plan para unos días, no necesariamente para unas semanas. Y para los momentos en que los planes no salen, ten un plan de respaldo. Algunos consejos para planes y planes de respaldo.

Haz un plan

Mantenlo simple – Por ejemplo, cocina o asa a la parrilla pollo u otra proteína y haz más de lo que necesitas. (Los fines de semana son buenos para esto). Luego, usa la proteína restante para tacos, pasta, sopa o ensaladas durante toda la semana.

Cocina extra – Si es posible, duplica tu receta y congélala, o simplemente disfruta de la tranquilidad que viene de tener sobras en la nevera que no requieren ningún trabajo de preparación. O cocina una libra de pavo molido o carne de res para tenerla lista en tu congelador para ahorrar tiempo cuando la necesites.

Abastecerse – Compra a granel para que siempre tengas opciones. Las verduras congeladas o enlatadas te dan flexibilidad para acompañamientos, sopas y pastas. Para usar verduras congeladas como acompañamiento, considera asar en el horno con un poco de aceite de oliva y ajo para agregar sabor.

Crea una lista básica – Considera los alimentos saludables que te gustan y mantenlos a mano. Por ejemplo, las judías enlatadas, el queso rallado bajo en grasa, los pimientos congelados, la salsa, un poco de crema agria y las tortillas pueden agregarse a una chalupa, taco o burrito vegetariano rápido.

Encuentra una receta de sopa que sea fácil – Muchas recetas de sopa se combinan rápida y fácilmente con ingredientes y especias enlatados o congelados. Mantén los ingredientes a mano para preparar la cena en menos de media hora.

Ve por el plan alternativo

Desayuna en la cena – Piensa en huevos revueltos o una tortilla e incluye verduras como cebollas, pimientos, champiñones o tomates, lo que tengas a mano. Añade tocino o salchicha de pavo, un pan integral y termina en menos de 30 minutos. Añade fruta a un lado para satisfacer tu gusto por lo dulce.

Usa electrodomésticos – Las ollas a presión o las ollas de cocción lenta ahorran tiempo y te ofrecen muchas opciones. Con una olla a presión, puedes hacer pechugas de pollo en unos 15 minutos si están descongeladas y unos 30 minutos si están congeladas.

Recuerda lo que hay en tu congelador – Es un gran día cuando te das cuenta de que tienes la cena hecha principalmente porque la planeaste con antelación.

Comenzar una nueva rutina es fundamental para una alimentación saludable. Eso no significa que nunca puedas disfrutar un helado con caramelo caliente. Solo significa que haces de la alimentación saludable tu prioridad y vas al super con compromiso, una lista y la voluntad de leer las etiquetas. Puedes hacerlo.

Fuente:

https://www.choosemyplate.gov/dietary-guidelines

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?