Ir al contenido principal

Consejos para un viaje saludable de vacaciones con los niños

Es la temporada para levantar el espíritu, pero el estrés de las festividades y los crecientes planes de viaje pueden convertir rápidamente una experiencia muy alegre en un momento no tan divertido. Además, con la temporada de resfriado y gripe en pleno efecto, viajar en espacios cerrados podría ser aún más preocupante para la salud. Afortunadamente, hay maneras de mantener el bienestar de tu familia mientras viajan.

Estos son algunos consejos para mantener a toda la familia sana durante los viajes de vacaciones.

Mantenerse hidratado. Ten el agua embotellada a la mano cuando viajen. Una rodaja fresca de limón, pepino o bayas puede hacer que los sorbos sean más sabrosos. El agua con gas también puede ser una alternativa satisfactoria.

Cuidado con lo que comen. Empacar bocadillos saludables como frutas, verduras y frutos secos puede ayudar a satisfacer los antojos de hambre sin buscar opciones poco saludables.

Aumenta tu actividad física. Da un paseo por el aeropuerto o haz una pausa en una parada de descanso para estirar las piernas y hacer ejercicios sencillos (saltos, trote ligero, sentadillas) durante 10 minutos.

Cuida tus oídos. Al volar, trata de amamantar a tu bebé o dale un biberón durante el ascenso y descenso del avión. Los niños mayores pueden intentar masticar chicle o beber líquidos con una pajita.

Sigue amamantando. Puede ser útil traer un cabestrillo o un portabebés blando para facilitar la lactancia en movimiento. Los sacaleches eléctricos se pueden transportar en aviones y la leche materna recién extraída se puede almacenar de forma segura a temperatura ambiente durante aproximadamente cuatro horas para el consumo del bebé.

Lávate las manos. Utiliza desinfectantes de manos y considera llevar toallitas desinfectantes para prevenir enfermedades durante el viaje.  

Toma medicamentos preventivos. Si viajas al extranjero, consulta con tu médico para ver si tu hijo podría necesitar vacunas o medicamentos preventivos adicionales. Lleva protección contra mosquitos en los países donde existen enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria.

Trata de mantener un poco la normalidad. Toma descansos e intenta seguir las rutinas habituales de tu hijo. Con los viajes, regalos, visitas a la familia y compras, la emoción de las vacaciones puede aumentar el nivel de estrés de un niño. Tratar de mantener cierta normalidad en la rutina de tu hijo puede ayudar a disminuir su estrés, y el tuyo.

Tanto si viajas en auto como en avión o en el trineo de Santa, siempre es recomendable consultar con tu médico con antelación sobre cualquier problema de salud que pueda surgir durante tu viaje. 

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?