Ir al contenido principal

Emergencias médicas - Adolescentes e inhalantes

Hay muchos nombres para ello – bold, gas hilarante, poppers, rush, snappers o whippets. Cualquiera que sea el nombre, el uso de inhalantes para drogarse es común entre los adolescentes jóvenes, creando emergencias médicas graves para las familias.

De acuerdo a un estudio del National Institute on Drug Abuse de 2016, las tendencias en el uso de inhalantes están disminuyendo, sin embargo, casi el 20 por ciento de los adolescentes en los grados 8, 10 y 12 han utilizado inhalantes en algún momento. Las emergencias médicas pueden ocurrir con un solo uso de inhalantes.

¿Qué son los inhalantes?

En general, los inhalantes se clasifican en cuatro categorías: disolventes, aerosoles, gases o nitratos. Entre las razones de la creciente popularidad de los inhalantes, especialmente entre los adolescentes jóvenes, está que son fáciles de obtener, fáciles de encontrar y no cuestan mucho dinero.

Si miras alrededor de tu casa, es posible que encuentres varios productos que se pueden usar como inhalantes, incluyendo:

  • Disolventes como diluyente de pintura, desengrasante, quitaesmaltes de uñas o líquido de limpieza en seco
  • Productos de oficina como fluido de corrección y marcadores de punta de fieltro
  • Gasolina
  • Pegamentos
  • Latas de aerosol como pintura en aerosol, aerosoles para cabello o desodorante y aerosoles protectores para telas
  • Nitrato de amilo (disponible sólo con receta médica para ayudar con el dolor torácico)
  • Odorizador de habitaciones o limpiador de cuero
  • Latas de crema batida

¿Cómo crean los inhalantes emergencias médicas?

La mayoría de los inhalantes utilizados entran en el torrente sanguíneo rápidamente y ralentizan la función del cuerpo. Si se inhala suficiente cantidad de la sustancia, la persona puede sentirse intoxicada durante unos minutos o durante varias horas. Al principio, los usuarios pueden sentirse estimulados, pero a medida que se inhala más de la sustancia, pueden desinhibirse, perder el control y finalmente, perder el conocimiento.

El uso crónico puede causar daño cerebral similar a la esclerosis múltiple. Los usuarios también pueden experimentar daños en el corazón, pulmones, hígado y riñones. El uso a largo plazo afecta el pensamiento, el movimiento y la audición.

Aún más preocupante es que el uso a largo plazo no es necesario para que ocurran consecuencias graves, a veces mortales. En concentraciones lo suficientemente altas, los disolventes y aerosoles pueden causar directamente insuficiencia cardíaca y la muerte cuando se interrumpe la capacidad del corazón para regular su ritmo. Esto puede ocurrir incluso durante el primer uso del inhalante. También se producen muertes por asfixia, ahogo, convulsiones o ataques y coma.

Signos de uso de inhalantes

Los padres deben estar atentos a los siguientes signos de que un adolescente puede estar usando inhalantes:

  • Olores a sustancias químicas en la respiración o la ropa
  • Pintura u otras manchas en la cara, las manos o la ropa
  • Labios o rostro agrietados
  • Goteo nasal
  • Ojos rojos
  • Dolores de cabeza, mareos, dificultad para dormir o problemas de memoria
  • Recipientes ocultos o vacíos, trapos o prendas de vestir empapados en sustancias químicas
  • Embriaguez o desorientación
  • Habla difusa
  • Náuseas o pérdida de apetito y de peso
  • Falta de atención, falta de coordinación e irritabilidad
  • Artículos del hogar faltantes

La depresión también puede estar asociada con el uso de inhalantes. No sólo es más probable que los adolescentes que usan inhalantes muestren signos de depresión, sino que los adolescentes deprimidos tienen más probabilidades de empezar a usar inhalantes que aquellos que no están deprimidos.

¿Qué pueden hacer los padres?

Lo más importante que los padres pueden hacer es hablar con sus hijos y adolescentes sobre los peligros de las drogas, incluidos los inhalantes. Hazle saber a tus hijos que esperas que eviten los peligros del uso de inhalantes y que deseas que estén seguros.

Si tu hijo muestra síntomas de uso de inhalantes, llévalo a un médico. También es posible que desees hablar con el maestro, el consejero de orientación, la enfermera escolar o el entrenador de tu hijo para obtener ayuda.

Si encuentras a tu hijo usando inhalantes, mantén la calma. Verifica si tu hijo todavía respira. Si tu hijo está respirando, trasládalo a un área bien ventilada y llama al centro de control de intoxicaciones más cercano para obtener asesoramiento. Busca ayuda médica inmediata si tu hijo está inconsciente, no respira o sufre ataques o convulsiones.

Algunos adolescentes se vuelven adictos al uso de inhalantes y pueden necesitar ayuda profesional para recuperarse. Pídele al médico de tu hijo recomendaciones sobre un centro de tratamiento apropiado.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?