Ir al contenido principal

Exámenes de detección de riesgos de embarazo después de los 35 años

Si estás embarazada y tienes más de 35 años, tu médico podría recomendar algunas pruebas adicionales. Debes saber que algunas pruebas tienen riesgos y a veces las pruebas pueden tener resultados positivos falsos. Asegúrate de hablar con tu proveedor de atención médica sobre los riesgos y beneficios de cada prueba para que puedas tomar la decisión correcta para ti y tu bebé. Estas son algunas pruebas que tu médico puede sugerir:

Prueba de reserva ovárica

Si tienes más de 35 años, tu médico puede recomendar una prueba de reserva ovárica antes de intentar concebir. Tu reserva ovárica se refiere tanto a la cantidad como a la calidad de los ovocitos (las células en tus ovarios) después de los efectos naturales del envejecimiento. Si bien el resultado no muestra con certeza si la concepción será difícil, es un buen indicador, y es posible que desees discutir las posibles opciones de fertilidad con tu proveedor de atención médica.

Prueba de marcador cuádruple

Se realiza una prueba de marcadores cuádruples entre las semanas 15 y 20 del embarazo. Es un examen de sangre que mide sustancias que pueden mostrar defectos del tubo neural, como espina bífida, así como trastornos genéticos como el síndrome de Down. Esta prueba puede detectar el 80 % del riesgo de síndrome de Down en mujeres mayores de 35 años. Ten en cuenta que esta prueba solo indica un mayor riesgo, no un diagnóstico definitivo y existe la posibilidad de un falso positivo.

Ecografía especializada o dirigida

Una ecografía es una técnica de imagenología que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de un bebé en el útero. La ecografía especializada o dirigida busca un problema sospechado, como el desarrollo anormal.

Amniocentesis

Si tu prueba de marcador cuádruple es positiva, tu médico puede sugerir una amniocentesis. Se inserta una aguja en la pared abdominal para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico, que se utiliza para analizar los cromosomas del bebé y detectar enfermedades genéticas. Estas incluyen defectos cromosómicos (por ejemplo, síndrome de Down), síndrome de Turner, enfermedad drepanocítica, fibrosis quística, defectos del tubo neural y más. Si bien los análisis de sangre (prueba de marcadores cuádruples) indican un riesgo, la amniocentesis puede proporcionar un diagnóstico. Asegúrate de hablar con tu proveedor sobre los riesgos asociados con la amniocentesis antes de continuar.

Muestreo de vellosidades coriónicas (CVS)

El CVS se puede realizar antes en el embarazo y en lugar de la amniocentesis. Un médico colocará una aguja a través de la vagina o el abdomen para recolectar una pequeña muestra de células, llamadas vellosidades coriónicas. Estas son partes diminutas de la placenta que tienen los mismos genes que tu bebé y se pueden utilizar para revisar los cromosomas de tu bebé. Consulta a tu médico acerca de los riesgos asociados con este examen también.

Pruebas de ADN sin células

Las pruebas de ADN sin células son un análisis de sangre, mucho menos invasivo que la amniocentesis o el CVS, pero no tienen la precisión de esas pruebas. Tiene una capacidad limitada para identificar todas las anomalías cromosómicas (conocidas como trisomías), pero puede detectar anomalías comunes, específicamente trisomía 18 (complicaciones médicas que ponen en peligro la vida) y trisomía 21 (síndrome de Down), y también puede probar la composición del cromosoma sexual.

 

Tu proveedor de atención médica es una excelente fuente de información sobre el embarazo a partir de los 35 años. Comparte tus preguntas y preocupaciones con él o ella para que tengas tranquilidad sobre esta nueva etapa en tu vida.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?