Ir al contenido principal

Iniciar un plan de ejercicios

Millones de estadounidenses deciden comenzar un programa de ejercicios cada año. Y comenzar un plan de ejercicios también va con toma de resoluciones relacionadas con el peso. Es fácil encontrar excusas sobre por qué no deberíamos o no podemos hacer ejercicio, así que ¿cuál es la mejor manera de hacer un plan para el éxito?

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, los adultos deben realizar al menos dos horas y 30 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada cada semana. Además, las actividades de fortalecimiento muscular que funcionan en todos los grupos musculares principales, deben realizarse dos o más días a la semana. 

Si acabas de comenzar, iniciar un plan de ejercicios puede ser abrumador y es una buena idea consultar con tu médico antes de empezar. Algunas estrategias para diseñar un plan de acondicionamiento físico que te ayudará a mantenerte en buen camino:

  1. Establece una meta alcanzableYa sea que estés entrenando para una maratón, buscando perder unos kilos o simplemente tratando de mejorar tu salud en general, establecer una meta obtenible y sostenible te ayudará a hacer un seguimiento de tu progreso y te dará la motivación para tener éxito. Trabaja gradualmente hasta alcanzar tus metas de aptitud física al definir metas más pequeñas a lo largo del camino.

  2. Planifica en torno a tu vida – Incorpora actividades en tu plan que disfrutes y que funcionen para tu estilo de vida. No es necesario que utilices las máquinas del gimnasio para hacer la cantidad recomendada de ejercicio. Las actividades aeróbicas pueden incluir tomar una clase de baile, correr alrededor de la pista, subir las escaleras en el trabajo, caminar rápido con los niños, saltar la cuerda, hacer jardinería o jugar tenis. Elige las actividades que más te gustan y realiza ejercicios a la hora del día que te sientas con más energía. Si no tienes tiempo para hacer todo tu entrenamiento a la vez, divídelo en sesiones de 10 minutos a lo largo del día. 

  3. Sé constante – Comienza lentamente y continúa a tu propio ritmo. Rota la intensidad y variedad de actividades de acondicionamiento físico cada día para no cansarte o aburrirte. No es necesario que dejes de hacer ejercicio sólo por sentir dolor muscular, ya que el dolor puede disminuir cuanto más regularmente hagas ejercicio. Sin embargo, si experimentas dolor intenso, deja de hacer ejercicio y consulta a tu médico.

  4. Crea un sistema de apoyo – Informa a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo sobre tus objetivos de acondicionamiento físico y pídeles que te apoyen. Únete con alguien con objetivos de acondicionamiento físico similares o contrata a un entrenador físico para ayudarte a mantenerte motivado y hacerte responsable de tus objetivos.

  5. Recompénsate – Realiza un seguimiento del progreso de cada uno de tus objetivos de acondicionamiento físico. Una vez que hayas alcanzado cada meta, date una recompensa no alimentaria, como un día de spa, ropa nueva o una salida especial.

Iniciar un plan de ejercicios puede no ser fácil, pero es vital para tu salud y bienestar. Si tienes una enfermedad crónica como diabetes, enfermedades cardíacas o artritis, debes hablar con tu médico acerca de tus planes de ejercicio para asegurarte de que funcionen con tu condición.

Habla con tu médico para que te ayude a desarrollar un plan de ejercicios que sea mejor para tu cuerpo.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?