Ir al contenido principal

Insuficiencia cardíaca congestiva y cambios en el estilo de vida

Las personas diagnosticadas con insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) deben recordar dos cosas: la primera, la ICC se puede manejar con buenos resultados; y la segunda, pueden vivir vidas más largas y activas con un diagnóstico y tratamiento tempranos. Además de los medicamentos y en algunos casos la cirugía, los cambios en el estilo de vida desempeñan un papel fundamental en ayudar a las personas con ICC a mejorar su calidad de vida.

La ICC significa que el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. La afección puede ser el resultado de enfermedad arteriocoronaria, presión arterial alta, válvulas cardíacas defectuosas, daño del músculo cardíaco, inflamación del músculo cardíaco, defectos cardíacos congénitos, ritmos cardíacos anormales u otras enfermedades crónicas como diabetes, enfisema, lupus o anemia grave. Los síntomas de la ICC pueden incluir:

  • Dificultad para respirar al acostarse
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Falta de apetito
  • Náuseas
  • Hinchazón abdominal
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Sibilancias

Si no se trata, la ICC puede provocar daño renal o hepático, problemas en las válvulas cardíacas y ataques cardíacos o derrames cerebrales. Hacer cambios simples en el estilo de vida puede ayudar a aliviar los síntomas y evitar que la afección empeore:

  • Dejar de fumar. Fumar puede dañar los vasos sanguíneos, aumentar la presión arterial y reducir la cantidad de oxígeno en la sangre.
  • Mantener el peso. Un aumento repentino de peso de tres o más libras en un día podría ser un signo de retención de líquidos que requiere un cambio en el plan de tratamiento.
  • Restringir el consumo de sal. Demasiada sal puede contribuir a la retención de agua, lo que hace que el corazón se esfuerce más. La mayoría de las personas con ICC deben consumir 2,000 miligramos (mg) o menos de sal por día.
  • Limitar los líquidos. Las personas con ICC pueden necesitar limitar la cantidad de líquidos que reciben si su cuerpo retiene líquidos. Se pueden prescribir diuréticos para ayudar a eliminar el exceso de agua y sodio y reducir la carga de trabajo en el corazón. Evitar las bebidas alcohólicas.
  • Realizar ejercicio moderado según lo aconsejado por tu médico. Un poco de ejercicio frecuente podría ayudar a reducir las exigencias en el corazón y mantener el resto del cuerpo sano.
  • Mantener la calma. Toma una siesta o levanta los pies cuando estés ansioso o molesto. Estar bajo estrés puede hacer que el corazón lata más rápido y hacer que respirar sea más difícil.
  • Dormir bien. Para aliviar la falta de aire al estar acostado, las personas con ICC pueden dormir con la cabeza apoyada en una almohada o cuña en un ángulo de 45 grados.
  • Comer saludablemente. Selecciona una dieta equilibrada con una variedad de frutas, verduras, granos integrales, carnes magras, aves de corral, pescado y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa. Elije alimentos que sean bajos en grasas saturadas, grasas trans, colesterol y sodio.
  • Vacunarse. Las personas con ICC deben vacunarse contra la neumonía y la gripe, dos enfermedades que pueden causar estrés adicional en el corazón.
  • Vestirse apropiadamente. Evita usar medias o calcetines apretados que puedan reducir la velocidad el flujo sanguíneo a las piernas y potencialmente causar un coágulo.

La ICC requiere un compromiso de por vida para un manejo adecuado. Con tratamiento, los signos y síntomas de la condición podrían mejorar y el músculo cardíaco podría fortalecerse. Para obtener más información acerca de la ICC, habla con tu médico.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?