Ir al contenido principal

Jardinería como ejercicio

La jardinería es un pasatiempo popular para muchas personas, tanto jóvenes como mayores, pero ¿sabías que la jardinería también puede ser una gran manera de hacer ejercicio? Un estudio realizado a lo largo de siete años en 12,000 hombres de mediana edad con un alto riesgo de cardiopatía coronaria, mostró que aquellos que mantuvieron una actividad física moderada y de tiempo libre durante un promedio de alrededor de 50 minutos todos los días eran más saludables que aquellos que hicieron poco o nada. Una de las mejores opciones de esos hombres activos era la jardinería.

Jardinería rigurosa

Muchas de las actividades que se asocian con la jardinería realmente trabajan algunos de tus grupos musculares y queman una gran cantidad de calorías. Algunas de estas actividades de jardinería incluyen:

  • Arar
  • Levantar
  • Labrar
  • Excavar

Estas formas de jardinería pueden mejorar el tono muscular y la fuerza, si se realizan con regularidad. Incluso las formas menos extenuantes de mantenimiento, recorte y rastrillado del jardín pueden quemar alrededor de 300 calorías por hora.

La forma en que tu jardín puede marcar la diferencia

La clave es tener un propósito en tu trabajo y movimientos. Haz un esfuerzo para cultivar energéticamente e intenta trabajar a un ritmo constante. Puedes utilizar cortadoras manuales en lugar de equipos eléctricos para quemar más energía. Al igual que con cualquier tipo de ejercicio, es una buena idea calentar y estirar antes de empezar. Debido a que actividades como la jardinería no se asocian comúnmente como ejercicio, es fácil olvidarse de preparar tu cuerpo para el entrenamiento de antemano.

Beneficios de la actividad física

Si te centras en la jardinería como régimen de ejercicio, ten en cuenta lo siguiente cuando se trata de actividad física:

  • Mantente activo durante al menos 2½ horas a la semana
  • Concéntrate en actividades que aumenten tu frecuencia respiratoria y cardíaca y que fortalezcan tus músculos
  • Si has estado inactivo durante un tiempo, comienza con solo unos minutos de actividad física cada día
  • Aumenta gradualmente el tiempo y la intensidad para permitir que tu cuerpo se acostumbre al ejercicio
  • Varía tus actividades de jardinería para mantener tu interés y ampliar la gama de beneficios.

Así que sal y comienza a plantar esos arbustos o flores que has estado esperando todo el invierno. Haz ese lecho de flores que crees que realmente añadirá un toque acogedor a tu jardín delantero. O comienza ese huerto casero que siempre pensaste que sería genial tener. Porque la jardinería puede ser agradable y buena para tu salud.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?