Ir al contenido principal

Opciones de cirugía de pérdida de peso: Tratar con familiares y amigos

Los familiares y amigos de las personas que están considerando opciones de cirugía para bajar de peso hacen muchas preguntas. Pueden tener buenas intenciones, incluso si no saben todo por lo que has pasado en un esfuerzo por perder peso y a pesar de que no tienen idea de cómo te sientes todos los días. A menudo preguntan o dicen:

“¿Por qué no puedes hacerlo por tu cuenta?”

“¿No puedes simplemente reducir la comida y empezar a hacer ejercicio?”

“La cirugía es la salida fácil”. 

Estas preguntas y afirmaciones no reconocen que la cirugía de pérdida de peso es un último recurso para la pérdida de peso permanente. Las personas que están considerando someterse a la cirugía han agotado todas las demás medidas e intentos de perder peso. La mayoría de ellos ha batallado con su peso durante la mayor parte de sus vidas y han probado numerosas dietas, píldoras dietéticas y ejercicio varias veces sin resultados significativos.

La obesidad es una enfermedad metabólica compleja y crónica. No es sólo un exceso de tejido corporal y grasa o una falta de fuerza de voluntad. Es una enfermedad influenciada por muchos factores interconectados como:

  • Genética
  • Entorno (disponibilidad, cantidad y tipo de alimentos)
  • Comportamientos (nivel de actividad física)
  • Perfil psicológico (manejo del estrés y fuerza de voluntad)
  • Fisiología (estructura corporal y otras afecciones)
  • Metabólico (metabolismo y actividad hormonal) 

Momento para las opciones de cirugía de pérdida de peso

Las opciones de cirugía para perder peso no son para individuos que solo necesitan perder de 10 a 30 libras de peso. Está destinada a aquellos que tienen una cantidad significativa de peso que perder (un índice de masa corporal, o IMC, de al menos 35) que no se puede lograr con la dieta y el ejercicio por sí solos. Al hablar con familiares y amigos sobre tu razón para explorar la cirugía de pérdida de peso, puede ser útil saber que un estudio de investigación citado en el Journal of the American Medical Association (JAMA Surgery) predijo:

  • La oportunidad de lograr un IMC inferior a 30 después de la cirugía bariátrica es óptima para los pacientes que comienzan con un IMC inferior a 40.
  • Retrasar el tratamiento quirúrgico hasta que un IMC sea 50 o mayor puede resultar en resultados inferiores.
  • Alcanzar un IMC de menos de 30 hace que sea más probable que se pueda disminuir o suspender la medicación para otras condiciones médicas como la diabetes y la presión arterial alta.
  • El estudio también vio una remisión en la apnea del sueño para aquellos que alcanzaron un IMC inferior a 30.

Las opciones de cirugía de pérdida de peso también están lejos de ser un “pretexto” o “la salida fácil” cuando se trata de perder peso. La cirugía es sólo una herramienta que ayuda con el control de las porciones y evitará que las personas se sientan tan hambrientas como antes de la cirugía. La cirugía también puede ayudarles en su esfuerzo por lograr un peso saludable. Sin embargo, la elección de alimentos saludables y el ejercicio son necesarios para tener éxito a largo plazo. La decisión de someterse a una cirugía para bajar de peso es un cambio en el estilo de vida; no es una solución rápida.

Asistir a un seminario y/o hablar con un médico bariátrico puede ayudarte a entender si eres un candidato para las opciones de cirugía de pérdida de peso. Te da la oportunidad de obtener respuestas a las preguntas y obtener la información que necesitas para tomar la decisión de “sí, no, o no en este momento” para la cirugía de pérdida de peso.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?