Ir al contenido principal

Por qué es tan importante la vitamina D

Si buscas una razón para disfrutar de un tiempo bajo el sol, llámalo "obtener tu vitamina D”. Cinco a 10 minutos al día, dos o tres veces por semana, pueden ayudar a que tu cuerpo genere la vitamina D que necesita. Técnicamente hablando, la vitamina D es una pro-hormona. (Las vitaminas son nutrientes que recibes principalmente a través de la dieta.) Aquí está el por qué la vitamina D es tan importante:

  1. Permite huesos fuertes: la vitamina D ayuda a regular y hacer uso del calcio y el fósforo, dos ingredientes de huesos fuertes. Y los huesos fuertes son tu mejor defensa contra la osteoporosis.
  2. Defiende contra los resfriados y la gripe: los estudios demuestran que los niveles adecuados de vitamina D pueden ayudar a reducir los riesgos de resfriados y gripe.
  3. Puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas: la deficiencia de vitamina D se ha relacionado con la incidencia de enfermedades como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Si bien la evidencia directa no es concluyente debido a muchas variables, la vitamina D juega un papel en diversas funciones corporales.

¿Estás en riesgo de deficiencia de vitamina D?

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D pueden no ser obvios, y puede ser difícil obtener suficiente vitamina D sólo de fuentes naturales. Seis factores que pueden disminuir la disponibilidad de vitamina D incluyen:

  1. Edad a medida que envejeces se reduce la capacidad de tu piel para sintetizar la vitamina D. Y las personas mayores pueden ser más propensas a pasar tiempo en el interior.
  2. Estilo de vida en el interior: los trabajadores de oficina, las personas confinadas en el hogar o las personas que usan camisas y pantalones de manga larga sistemáticamente reducen las oportunidades de vitamina D natural.
  3. Piel oscura: la piel más oscura tiende a producir menos vitamina D del sol.
  4. Obesidad mayores cantidades de grasa absorben la vitamina D, inhibiendo su uso a través de la sangre.
  5. Cirugía de derivación gástrica: debido a que se evita parte del intestino delgado, que absorbe la vitamina D, es posible que la vitamina no esté disponible para su uso.
  6. Falta de absorción de grasa: la vitamina D es soluble en grasa y necesita la capacidad del cuerpo para procesar adecuadamente la grasa. Enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca, algunas enfermedades hepáticas o fibrosis quística pueden disminuir la absorción de grasa y pueden inhibir el uso de vitamina D.

Fuentes alimentarias de vitamina D

La luz solar es la fuente natural más común de vitamina D. Los aceites de pescado y los peces grasos como el aceite de hígado de bacalao, el arenque, el salmón y las sardinas también son fuentes naturales. Con frecuencia la leche también se enriquece con vitamina D.

Consulta a tu médico antes de recetarte tú mismo un suplemento de vitamina D. Los suplementos de vitamina D pueden interactuar con varios tipos de medicamentos.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?