Ir al contenido principal

Proteger a los jóvenes atletas de las lesiones deportivas

Cuando los niños realizan deportes organizados y compiten, pueden aprender valiosas habilidades para la vida y mantener su cuerpo activo y en forma. Como padres, quieres verlos divertirse, que hagan nuevos amigos y que se sientan exitosos mientras están a salvo de lesiones. ¿Qué puedes hacer? Analicemos la puntuación y las estadísticas sobre la prevención de lesiones deportivas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que más de 2.6 millones de niños entre 0 y 19 años reciben tratamiento en el Departamento de Emergencias cada año por lesiones relacionadas con los deportes y la recreación. Las lesiones relacionadas con los deportes también son la principal causa de visitas a la sala de emergencias para jóvenes entre 12 y 17 años.

Estos son algunos pasos y consejos de prevención de lesiones que puedes tomar para proteger a los jóvenes atletas:
  1. Se recomienda un examen físico para niños y adolescentes antes de comenzar nuevas actividades deportivas.
  2. Colocarse los equipos. Cuando participan en deportes activos, asegúrate de que usen el equipo de protección adecuado para esa actividad, como rodilleras, hombreras y coderas, protectores de muñecas o cascos. Si están desgastados, les quedan pequeños o no encajan correctamente, no podrán proporcionar la protección adecuada.
  3. Hidratación, hidratación, hidratación. Asegúrate de tener mucha agua o bebidas deportivas a la mano en las prácticas y juegos para ayudar a reponer el líquido a medida que sudan.
  4. Estiramiento. Antes de practicar un deporte activo, se recomienda estirarse después de un calentamiento para ayudar a los músculos a prepararse para correr, patear, alcanzar, saltar, doblarse, deslizarse, girar y más. El estiramiento adecuado puede aumentar el rango de movimiento, la flexibilidad y el rendimiento.
  5. ¿Cuál es la temperatura? Para prevenir enfermedades relacionadas con el calor, presta atención a los niveles de temperatura y humedad y permite que el niño tenga tiempo para adaptarse a los ambientes calurosos. Además, asegúrate de que estén vestidos adecuadamente para clima cálido o frío, y cuenta con opciones en caso de cambios repentinos en el clima.
  6. Haz un plan. Asegúrate de que el organizador del equipo o la escuela tengan un plan implementado en caso de que ocurra un accidente o lesión, y que estén enseñando proactivamente a los niños técnicas de seguridad para reducir sus probabilidades de sufrir traumatismos en la cabeza u otras lesiones.
  7. Ten a la mano un botiquín de primeros auxilios.
  8. No dejes que jueguen con dolor. Si se produce una lesión, haz que el niño se retire, especialmente si hay mareos, dolores de cabeza, vómitos, sangrado intenso o dolor leve o persistente.
Lo más importante, asegúrate de que tu hijo esté en un equipo apropiado para su edad que se ajuste a su capacidad y nivel de madurez, y que incluya la instrucción adecuada y las reglas del juego. Además de descansar y nutrirse adecuadamente, los niños que participan en actividades deportivas y de acondicionamiento físico durante toda la niñez aumentan sus posibilidades de controlar su peso de forma activa, un factor clave en la salud general. Ese es un objetivo que enorgullecería a cualquier padre.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?