Ir al contenido principal

Qué deben saber los hombres mayores de 40 años sobre la próstata

Los problemas de próstata ocurren con frecuencia en hombres mayores de 50 años, pero no es raro que los hombres de 40 años experimenten síntomas. Afortunadamente, gracias a la detección temprana, la mayoría de los problemas con la próstata se pueden tratar. Incluso si se diagnostica cáncer, la tasa de supervivencia relativa a cinco años para todos los hombres es de casi el 100 por ciento. El problema más común de próstata diagnosticado en hombres mayores de 50 años es el agrandamiento de la próstata, o hiperplasia prostática benigna (HPB). Esta condición se presenta porque la próstata continúa creciendo a medida que un hombre madura, presionando la uretra y afectando el control de la vejiga. Es más probable que hombres menores de 50 años experimenten una inflamación o infección, llamada prostatitis.

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra frente al recto justo debajo de la vejiga. Envuelve a la uretra, que es la que transporta la orina fuera del cuerpo. La próstata es parte de los órganos sexuales del hombre y es responsable de producir un líquido que forma parte del semen. Independientemente de la edad, los hombres deben consultar a un médico de inmediato si notan cualquiera de los siguientes ocho signos de problemas de próstata:

  1. Impulso frecuente de orinar
  2. Tener que levantarse durante la noche para orinar
  3. Presencia de sangre en la orina o el semen
  4. Sensación de dolor o sensación de ardor al orinar
  5. Incapacidad para orinar
  6. Eyaculación dolorosa
  7. Goteo de orina
  8. Dolor o rigidez recurrente en la parte inferior del abdomen, caderas, área pélvica o parte superior de la pierna

¿Cómo se diagnostican las condiciones prostáticas?

Un diagnóstico de problemas de próstata puede implicar varias pruebas, la primera de las cuales suele ser el examen rectal digital (ERD). Durante un ERD, el médico introduce un dedo con guante en el recto para sentir la próstata y evaluar su tamaño, forma y condición. Se puede ordenar un análisis de sangre del antígeno prostático específico (APE) para verificar si las células de la próstata están produciendo altos niveles de esta proteína debido a la presencia de cáncer. Puede ser necesario un análisis de orina para detectar rastros de sangre en la orina, lo que podría indicar un cálculo renal o infección. Se puede utilizar una resonancia magnética o una tomografía computarizada para identificar estructuras anormales. El diagnóstico de cáncer de próstata se puede confirmar mediante ecografía transrectal y biopsia rectal.

¿Qué tratamientos existen para las afecciones de próstata?

Si se diagnostica HPB, la afección se puede controlar de varias maneras. Es posible que los síntomas leves no requieran ningún tratamiento. Sin embargo, es necesario realizar revisiones periódicas para asegurarse de que la condición no empeore. Otras opciones incluyen tomar medicamentos para reducir o relajar la próstata para que no bloquee la abertura de la vejiga o la cirugía para ayudar a que fluya la orina. Algunas cirugías de próstata pueden ser realizadas por cirujanos utilizando tecnología asistida por robot.

La prostatitis aguda puede comenzar repentinamente y provocar fiebre, escalofríos o dolor lumbar. Otra forma de prostatitis, llamada prostatitis bacteriana crónica, es una infección que ocurre repetidamente. Ambos se pueden tratar con antibióticos. La prostatitis bacteriana crónica puede requerir más de una ronda de tratamiento.

Diferentes problemas de próstata, incluyendo el cáncer de próstata, pueden presentar síntomas semejantes.

Por lo tanto, es importante que hables de inmediato con un médico especializado en urología si experimentas síntomas o problemas relacionados con la próstata.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?