Ir al contenido principal

Seis consejos para mantener a los niños sanos mientras estás enfermo

¿Dolor de garganta, secreción nasal, tos, estornudos, dolor de cabeza? Todas las señales apuntan a un resfriado. Los adultos tienen un promedio de dos a tres resfriados al año, mientras que los niños pueden tenerlos con más frecuencia. Aunque los síntomas pueden durar de siete a 10 días, el mayor desafío es evitar que los gérmenes enfermos invadan el hogar y afecten a tus hijos. Algunos consejos para prevenir la propagación de un resfriado a tus hijos, cuando estás enfermo.

  1. Lávate las manos regularmente. Lávate las manos durante 20 segundos con agua y jabón. Los virus que causan resfriados pueden vivir en tus manos y se propagarán fácilmente a cualquier cosa que toques. Recuerda también ayudar a tus hijos a hacer lo mismo.
  2. Usa desinfectante de manos. Ten a la mano un desinfectante a base de alcohol y úsalo cuando no haya agua y jabón disponibles. Puede ser mejor usarlo después de que te hayas sonado la nariz, hayas tosido en las manos o te hayas tocado los ojos, la nariz o la boca.
  3. Considera usar una mascarilla. Al alimentar a un bebé o ayudar a tus pequeños a vestirse durante el día, utilizar una mascarilla desechable no sólo ayudará a prevenir la propagación de gérmenes, sino que también te recordará que mantengas las manos alejadas de tu nariz y boca.
  4. Desinfecta las superficies. Limpia las perillas de las puertas, encimeras, manijas y cualquier otra área que toques regularmente en toda la casa. También desinfecta los juguetes y objetos que tus hijos tocan con frecuencia.
  5. Descansa. No hay cura para el resfriado común, pero descansar mucho y beber muchos líquidos te ayudará a sentirte mejor. Si bien los medicamentos de venta libre pueden proporcionar alivio temporal de los síntomas, no curarán tu resfriado. Tomarte el tiempo para cuidar de ti mismo te ayudará a ti y a tu familia a mantenerse sanos.
  6. Evita estornudar o toser cerca de tus hijos. Mantener la distancia con los demás es la mejor forma de prevenir la propagación de un resfriado, pero eso es más fácil de decir que de hacer con tu propia familia. Si es posible, trata de irte a un lugar donde no estén tus hijos antes de estornudar o toser.

Si bien las medidas preventivas son útiles, es posible que no impidan que tu familia contraiga un resfriado. Siempre es una buena idea centrarte en tu propia recuperación y hablar con tu médico si tus síntomas empeoran.

FUENTES:

https://www.cdc.gov/features/rhinoviruses/index.html

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?