Ir al contenido principal

Seis maneras de reducir la presión arterial alta

La presión arterial alta se conoce como la asesina silenciosa porque por lo general no tiene signos de advertencia. Se estima que uno de cada tres adultos estadounidenses tiene presión arterial alta, o hipertensión, definida como 130 (o más) / 80 (o más). Cualquier medición por encima de 120 como el número superior, independientemente del número inferior, se considera elevada.

Una definición tan amplia de presión arterial elevada coloca a muchas personas en la categoría de necesidad de controlar la presión arterial para evitar que la afección empeore con el tiempo. El envejecimiento es uno de los factores que aumenta el riesgo de presión arterial alta. Otros riesgos incluyen:

  • Raza/etnia (más común en afroamericanos)
  • Tener sobrepeso
  • Género – Antes de los 55 años para los hombres, después de los 55 años para las mujeres
  • Antecedente familiar de presión arterial alta
  • Opciones de estilo de vida: fumar, falta de ejercicio, demasiado alcohol, demasiada sal, poco potasio

Prevenir o bajar la presión arterial alta

Si tu médico te recomienda medicamentos, tómalos según lo prescrito. Los medicamentos no curan la presión arterial alta, pero pueden ayudar a tu cuerpo a controlarla. También puede ser parte de la solución siguiendo estos seis hábitos de estilo de vida recomendados por la American Heart Association:

  1. Consume una dieta saludable, limitando la sal. Las verduras, frutas, cereales integrales, aves de corral y pescado sin piel, productos lácteos bajos en grasa, frutos secos y legumbres y aceites vegetales no tropicales constituyen una dieta saludable para el corazón. Limita el sodio reduciendo los alimentos procesados, como comidas y carnes preparadas y congeladas. Conviértete en un lector de etiquetas para determinar el sodio.
  2. Limita el consumo de alcohol. Beber demasiado puede aumentar tu presión arterial. Habla con tu médico sobre qué cantidad cree que es segura.
  3. Mantente activo. Crea hábitos que te alienten a moverte enérgicamente 30 minutos al día, 5 días a la semana. Caminar es una de las mejores y más fáciles maneras de alcanzar tu meta. También incluye ejercicios de estiramiento y, dos veces por semana, haz algo para fortalecer los músculos.
  4. Controla el peso para prevenir la obesidad. El sobrepeso ejerce presión sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Es posible que veas resultados de presión arterial más baja al perder incluso cinco o 10 libras.
  5. Deja de fumar o no fumes. Fumar y el humo de segunda mano aumentan el riesgo de acumulación de placa en las arterias. Si bien no hay una conexión clara entre fumar y la presión arterial alta (excepto un aumento temporal mientras se fuma), no fumar es un paso importante para la salud cardíaca.
  6. Maneja el estrés. El estrés contribuye a otros factores de riesgo como comer en exceso, una mala alimentación y un mayor consumo de alcohol. Encuentra cosas que te ayuden a reducir el estrés, como el ejercicio, técnicas de control del tiempo, comunidades de apoyo y comprender los detonantes del estrés.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?