Ir al contenido principal

Trabajo de parto y dar a luz: Cesárea

¿Lista para darle la bienvenida a ese nuevo bebé? Con la maleta empacada y la habitación del bebé lista, recuerda considerar las etapas finales del trabajo de parto. A medida que se acerca la fecha del parto, es posible que tu médico recomiende una cesárea.

¿Qué es una cesárea?

La cesárea es el nacimiento de un bebé a través de una incisión en la pared abdominal y el útero en lugar de a través de la vagina, o el canal de parto. Alrededor del 30 por ciento de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos nacen por cesárea. Independientemente de tu edad, una de cada tres madres primerizas tiene una cesárea. La probabilidad de cesárea aumenta a medida que aumenta la edad de una mujer, incluso si su embarazo se considera de bajo riesgo.

Los médicos pueden aconsejar una cesárea por una o más de las siguientes razones, incluyendo:

  • Embarazo múltiple
  • El bebé está en una posición de nalgas (parte inferior o pies primero) o transversal (lateral).
  • Se sabe que el bebé tiene ciertos defectos de nacimiento.
  • El bebé es demasiado grande para atravesar el canal de parto.
  • Parto previo por cesárea.
  • Afección médica materna existente, como VIH o herpes genital.
  • Afección de salud materna, como diabetes o presión arterial alta.

Trabajo de parto y dar a luz: Experiencia con la cesárea

Algunas mujeres pueden planear tener un parto vaginal, pero si surgen problemas durante el trabajo de parto, se puede realizar una cesárea de emergencia para dar a luz al bebé de forma segura. Algunas razones para una cesárea de emergencia incluyen:

  • Problemas con la placenta, como placenta previa (cuando la placenta está por debajo del bebé y bloquea todo o parte del cuello uterino) o desprendimiento de placenta (cuando la placenta se separa de la pared uterina demasiado pronto).
  • Si el trabajo de parto se detiene o no progresa normalmente.
  • Si los hombros del bebé se atascan en el canal de parto.
  • Si el cordón umbilical se pellizca o entra en el canal de parto antes del bebé.
  • Si el bebé está en peligro.

Una cesárea normalmente no toma más de una hora y puede ocurrir antes de que comience el trabajo de parto. Algunas mujeres optan por el parto por cesárea por la conveniencia de saber cuándo nacerá el bebé y reducir el riesgo de daño al piso pélvico que puede causar incontinencia. Sin embargo, la fecha para una cesárea debe estar cerca de la fecha de parto prevista porque los bebés nacidos antes de las 39 semanas pueden tener problemas de salud. 

Sin embargo, como con cualquier cirugía mayor, hay riesgos asociados con un parto por cesárea. Las complicaciones de la cirugía abdominal incluyen infección, aumento de la pérdida de sangre, adherencias (cicatrices internas), lesiones a un órgano, coágulos sanguíneos o reacciones a la anestesia o medicamentos. En comparación con un parto vaginal, las mujeres que se someten a una cesárea típicamente permanecen en el hospital más tiempo y experimentan un período de recuperación prolongado.

Ya sea que tengas un parto por cesárea por razones médicas o por elección, considera cuidadosamente todos los riesgos y beneficios de la cirugía. Todavía puedes tener un parto vaginal en el futuro, incluso si tu primer parto fue por cesárea. Si deseas más información sobre tus opciones de parto, habla con tu médico.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?