Ir al contenido principal

North Shore Medical Center salva la vida de un hombre luego de un ataque cardíaco inesperado

jun. 19, 2019

Expaciente de North Shore Medical Center relata su experiencia con el médico durante y después del tratamiento

Tuve un infarto totalmente inesperado en casa mientras entrenaba boxeo con mi instructor. Pensé que estaba teniendo gases. Mi esposa tuvo la sensatez de mirarme y decirme: “Te vas para el hospital”. Si no hubiera sido por ella, probablemente nunca habría ido al hospital. Mientras nos dirigíamos al auto me volvió a mirar y decidió que teníamos que llamar al 911. El personal de emergencia vino y se debatían entre un infarto o un caso de ansiedad. Cuando llegué al hospital, el médico que estaba de guardia determinó que era un infarto.

David MarkusDiez minutos más tarde, estaba en el quirófano (el laboratorio de cateterismo) con el Dr. Juan Velásquez que me salvó la vida. Colocó un stent y salí del hospital en dos días. Si hoy estoy vivo es sólo gracias a él. Tres semanas después de ir al hospital, me pude ir de vacaciones a México durante una semana.

El Dr. Velásquez respondía todas mis preguntas directamente. Siempre me habló personalmente y nunca con altivez o sentido de superioridad. Siempre fue comprensivo y constructivo. El Dr. Velásquez es alguien en quien tengo mucha confianza y le estaré eternamente agradecido. Es un gran médico y tiene una manera fantástica de tratar a sus pacientes.

Yo no tuve los síntomas de advertencia tradicionales de un infarto de los que tanto uno escucha hablar, como rigidez en los brazos o el pecho. Los síntomas que tuve me hicieron pensar que eran gases. Me tomé un descanso del entrenamiento de boxeo que estaba haciendo y después de 10 minutos me di cuenta de que lo que sentía no iba a desaparecer y de que algo andaba mal. No tengo antecedentes de enfermedades cardíacas en mi familia. Nunca se me ocurrió que estaba teniendo un infarto.

El Dr. Velásquez me explicó que un trozo de placa en mi arteria se había desprendido, un evento muy aleatorio que podría haber sucedido en cualquier momento. Me dijo que si no hubiera ido al hospital cuando lo hice las cosas podrían haber sido peores. El Dr. Velásquez me dijo que el tiempo disponible entre el desprendimiento de la placa y la colocación del stent para reanudar el flujo sanguíneo era 90 minutos. Yo lo conseguí a los 65 minutos.

La mayor parte de mi corazón ya no recibía sangre. El Dr. Velásquez me explicó que una vez que un pedazo de placa se desprende y obstruye el corazón como sucedió en mi caso, tienes un tiempo de 90 minutos para buscar tratamiento o el desenlace puede ser mortal. Me dijo que a esa arteria obstruida la apodaban “la fabricante de viudas” porque muchas personas morían aleatoriamente por su causa. Por suerte, ese no fue mi caso. Rara vez presenta síntomas. Estuve en buenas manos. Estuve en un lugar donde la gente sabía lo que hacía. El tiempo de reacción fue rápido, me atendieron y me salvaron la vida.

El procedimiento de stent en sí no fue doloroso. Una vez que me dieron la morfina no sentí dolores ni tuve otras dificultades. Me quedé en el hospital sólo por la recuperación y monitoreo necesarios. Cuando salí del quirófano luego de varias horas, me sentía bien. Estaba listo para irme en ese momento, pero insistieron en retenerme por un tiempo para estar seguros de que todo estaba bien.

Nunca antes había estado en mejor forma que ahora. Me siento genial. Tengo una buena actitud mental y siento que se me ha dado una segunda oportunidad en la vida y la voy a usar.

Estoy muy agradecido de que mi ataque cardíaco me pusiera en manos del Dr. Juan Velásquez para que me salvara la vida. Hoy es mi médico. Tengo plena confianza y fe en él. Me alegro de haber sido llevado a North Shore Medical Center en Miami, donde recibí el mejor tratamiento que alguien pueda tener. Los enfermeros de North Shore Medical Center estaban atentos. Si algún día me tuvieran que llevar a algún lugar, preferiría que me llevaran allí. Ellos me salvaron la vida, sin la menor duda.

El consultorio del Dr. Velásquez fue un lugar completamente acogedor, conveniente y del estacionamiento se podía entrar y salir con facilidad. Y lo más importante de todo es que el Dr. Velásquez te presta atención y siempre es un placer ir a su consultorio.

El Dr. Velásquez me aconsejó que viviera mi vida al máximo y eso es lo que estoy haciendo.

David Markus, natural de Miami, es abogado penalista.

Regístrate para obtener consejos de salud

Accede a nuestros consejos y a la información sobre próximos eventos relacionados con el peso, los dolores, el corazón y mucho más.

Encontrar un médico

¿Necesitas un médico para tu cuidado?