Ir al contenido principal

Cáncer de cuello uterino

Realizarte análisis 

Cada año, más de 12,000 mujeres en los Estados Unidos reciben la noticia que tienen cáncer de cuello uterino y casi 4,000 mujeres mueren por la enfermedad. Estas cifras han disminuido en los últimos 40 años, debido fundamentalmente a que más mujeres se someten regularmente a la prueba de Papanicolaou para detectar el cáncer de cuello uterino. 

El cuello uterino es la parte baja y estrecha del útero. El cáncer de cuello uterino ocurre cuando las células comienzan a crecer de forma anormal, dividiéndose a un ritmo más acelerado de lo normal. El virus del papiloma humano (VPH) causa la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Las mujeres que fuman, que tienen VIH o inmunidad reducida o que no se someten regularmente a la prueba de Papanicolaou programada por sus médicos son más propensas a desarrollar cáncer de cuello uterino. 

Las mujeres son más propensas a infectarse por el VPH si tienen múltiples parejas sexuales. El VPH, que es un tipo de enfermedad de transmisión sexual, se propaga a través del contacto vaginal o anal con una persona previamente infectada. Tú puedes tener el virus del papiloma y no manifestar ningún síntoma. 

La vacuna Gardasil® se ha desarrollado para prevenir la propagación del VPH. Los médicos pueden recomendar la vacuna para mujeres entre 9 y 26 años. La vacuna debe administrarse en tres dosis durante un período de seis meses. 

¿Quién necesita realizarse exámenes? 

El American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) ha emitido recomendaciones para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Las pautas establecen que las mujeres deben comenzar los exámenes de detección a los 21 años y que estos deben realizarse cada tres años. Después de los 30 años, cualquier mujer que se haya sometido a tres pruebas consecutivas negativas puede comenzar a realizarse el examen cada cinco años. Cualquier persona con VIH o un sistema inmunitario debilitado todavía debe someterse a una prueba de Papanicolaou cada año. 

Después de los 65 años, las mujeres que han tenido tres pruebas negativas en los últimos 10 años deben hablar con sus médicos sobre la interrupción de la prueba de Papanicolaou. Las mujeres que se han sometido a una histerectomía por razones benignas no necesitan continuar los exámenes de detección. 

 La prueba de Papanicolaou 

La prueba de Papanicolaou comprueba si hay cambios en las células del cuello uterino. El médico o el personal de enfermería toman muestras de las células del interior y el exterior del cuello uterino durante un examen pélvico. 

No debes realizarte una prueba de Papanicolaou durante tu período menstrual porque es más difícil detectar células anormales. Otras actividades pueden alterar los resultados de tu prueba, por lo que dos días antes del examen no debes: 

  • Tener relaciones sexuales 

  • Utilizar tampones 

  • Realizarte una ducha vaginal 

  • Usar lubricante vaginal 

  • Introducir cremas, supositorios o medicamentos en la vagina 

  • Utilizar pulverizadores o polvos vaginales 

Después de la prueba de Papanicolaou, el consultorio de tu médico te dará los resultados y te indicará si requieres otros exámenes. 

Para obtener más información sobre los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino o para encontrar un médico y programar tus exámenes de detección del cáncer de cuello uterino, llama al 877-874-5933. 

 

More Information